Dolor de articulaciones

En general, el dolor articular es producto del esfuerzo excesivo o de lesiones y, al tocarlas, suele sentir sensibilidad o malestar, inflamación, sensación de dolor o limitación en algunos movimientos. El dolor articular puede afectar cualquier parte de su cuerpo, desde los tobillos hasta los hombros, y es más común a medida que el paciente envejece. El dolor articular puede ser desde agudo (que desaparece tras pocos días o semanas) hasta crónico (que dura varias semanas o meses).  Ya sea que el dolor sea levemente molesto o debilitante, el dolor y la inflamación pueden afectar su calidad de vida. Sea cual sea la causa del dolor articular, por lo general puede controlarse con los analgésicos externos Salonpas® y fisioterapia.  * Consulte a su médico si el dolor se prolonga más allá de unos pocos días.

← Volver a la Guía de síntomas