Dolor artrítico

La artritis ocurre cuando se inflaman las articulaciones. A causa del esfuerzo y las lesiones, el cartílago de los extremos de las articulaciones puede romperse, lo que hace que el espacio de la articulación se reduzca y los huesos se rocen entre sí. Esto puede provocar inflamación, rigidez y hasta osteoartritis, el tipo de artritis más común. Otro tipo de artritis es la artritis reumatoide, caracterizada por la inflamación extrema a ambos lados del cuerpo (por ejemplo, en manos, muñecas o rodillas). Si usted padece de artritis reumatoide u osteoartritis, conoce sus efectos debilitantes en la vida cotidiana. Aunque no hay una cura conocida, el objetivo del tratamiento es reducir el dolor, mejorar el funcionamiento y evitar daños ulteriores a las articulaciones. Suele recomendarse una combinación de ejercicio, masajes y la aplicación de los analgésicos externos Salonpas®. * Consulte a su médico si el dolor se prolonga más allá de unos pocos días.

← Volver a la Guía de síntomas